• Inicio
  • Blog
  • Definición y ejemplos de los test de evaluación de habilidades

Definición y ejemplos de los test de evaluación de habilidades

Aunque para el candidato resulte interesante detallar tanto las habilidades duras como las blandas en su currículum, algunos empleadores también pueden solicitarle realizar una prueba de evaluación en la que demuestre sus competencias para que les puedas demostrar las habilidades con las que ya cuenta. De hecho, algunas organizaciones incluso piden a sus empleados actuales que también se sometan a estas pruebas mediante diferentes tipos de evaluaciones. En este artículo, definiremos qué es una prueba de evaluación de habilidades, explicaremos por qué las empresas las usan, enumeraremos algunos de los tipos de pruebas que se usan en la actualidad y detallaremos cómo las empresas eligen qué tipo usar.  

¿Qué es una prueba de evaluación de habilidades?

Los empleadores suelen utilizar las pruebas de evaluación de habilidades para evaluar las habilidades y aptitudes tanto de sus empleados actuales como de los solicitantes de empleo. Estas pruebas están diseñadas para evaluar si las personas cuentan con las aptitudes necesarias para cubrir varios aspectos esenciales de un trabajo. Aunque, como mencionamos anteriormente, estas pruebas se les pueden exigir tanto a los candidatos como a los propias empleados que ya prestan sus servicios en la empresa. Las pruebas de evaluación de habilidades se utilizan principalmente durante el proceso de contratación. Y las empresas las encuentran útiles para eliminar a candidatos antes de tener que invitarles a realizar una entrevista de trabajo incluso. 

¿Por qué las empresas utilizan pruebas de evaluación de habilidades?

Las pruebas de evaluación de competencias les otorgan mucho valor a los empleadores. Es decir, pueden ofrecer información valiosa sobre el proceso de selección al eliminar a los candidatos que puedan estar poco calificados para un puesto, incluso cuando su currículum diga lo contrario. Sin embargo, además de verificar las afirmaciones de los solicitantes, también pueden identificar a los empleados con los que ya cuenta la empresa y que puedan ser más adecuados para otro puesto o para una promoción. 

He aquí algunas de las formas en las que las empresas utilizan las pruebas de evaluación de habilidades:

Para comprender y desarrollar mejor a los empleados de una manera que beneficie los valores y objetivos de la empresa

Con esto quiero decir que estas pruebas ayudan a las empresas a identificar áreas en las que están teniendo éxito o dificultades, proporcionando así información sobre los sectores o departamentos que puedan requerir de más capacitación.

Y también les sirven cuando quieren poder visualizar una comparación entre el talento y las habilidades de la organización y mantenerse así en línea con los estándares geográficos por los que se tiene que regir la empresa. 

Pero independientemente de su intención, las pruebas de evaluación de habilidades proporcionan a los empleadores de los datos necesarios para tomar decisiones informadas sobre la contratación, promoción y capacitación de su personal. 

Tipos de pruebas de evaluación de competencias

Como mencioné anteriormente, aunque las pruebas de evaluación de competencias o habilidades se utilizan por varias razones, se suelen ofrecer principalmente antes del empleo. Estas son algunas de las categorías de las pruebas de evaluación que se suelen utilizar durante el proceso de selección:

-Evaluación de habilidades duras

-Prueba de muestra de trabajo

-Prueba de capacidad cognitiva

-Test de personalidad

-Entrevista

-Enfoque combinado

Evaluación de habilidades duras

Este tipo de pruebas se utilizan para medir las habilidades de una persona en un área específica, como el del desarrollo de software, matemáticas o mecanografía. Los resultados de las pruebas de habilidades duras brindan información valiosa sobre la competencia de los candidatos al hacerles completar las actividades laborales que realizan con frecuencia. 

Prueba de muestra de trabajo

En ocasiones, las denominadas "vistas previas de trabajos realizados", contemplan las pruebas de muestra de trabajo y suelen estar diseñadas para parecerse a ciertas tareas que se espera que los empleados realicen en su puesto, como puedan ser las pruebas de juicio situacional, presentaciones de estudios de casos y pruebas de codificación técnica. Los resultados de estas evaluaciones suelen ser indicativos del desempeño laboral real de un candidato debido a lo mucho que imitan las funciones reales relacionadas con el puesto. 

Prueba de la capacidad cognitiva

A diferencia de las pruebas de muestra de trabajo que miden cómo se desempeñarían los solicitantes de empleo en situaciones cotidianas, las pruebas de la capacidad cognitiva evalúan cómo se desempeñarían los candidatos en escenarios más inesperados. Pues lo hacen evaluando la capacidad de una persona para pensar de manera abstracta cuando usa habilidades de razonamiento numérico y verbal. Hoy en día, se suelen utilizar las evaluaciones basadas en juegos para medir la capacidad cognitiva. Este formato suele ser más accesible para el candidato por lo que ayuda a agilizar el proceso respecto a cuando se recurre a las pruebas de habilidades cognitivas más tradicionales. 

Test de personalidad

Las pruebas de personalidad miden aspectos específicos de la personalidad de un candidato, lo que puede ser extremadamente beneficioso cuando se contrata a alguien para un puesto que requiere de un comportamiento particular. Por ejemplo, una persona muy extrovertida sería ideal para un puesto que tiene mucha interacción con el cliente, como el de ventas.

 La entrevista

Cuando se ejecutan correctamente, las entrevistas pueden ser una excelente manera de evaluar las competencias duras y blandas que posee un candidato. Las entrevistas son flexibles y, a menudo, se utilizan de forma independiente o como complemento de otros tipos de evaluación. Hay dos categorías principales para una entrevista:

  • Entrevista estructurada

Las entrevistas estructuradas plantean exactamente las mismas preguntas predeterminadas y en un orden preciso para garantizar de esta manera un proceso de entrevista uniforme y por el que tienen que pasar todos los solicitantes. Esto mantiene la objetividad, reduce los sesgos y produce datos consistentes y que puedan ser útiles cuando una organización se esfuerza por contratar valorando el mérito de los candidatos por encima de todo. Este tipo de entrevista incorpora a menudo técnicas de entrevista conductual. Un enfoque que examina el comportamiento pasado de una persona para predecir su desempeño, aptitudes así como sus comportamientos futuros. 

  • Entrevista no estructurada

La entrevista no estructurada es todo lo contrario a lo que mencionábamos antes al describir la entrevista estructurada. Pues en lugar de plantear preguntas predeterminadas y preestablecidas, este tipo de entrevista se concentra en construir una relación y una compenetración entre el candidato y su entrevistador. De hecho, se suelen grabar para que las respuestas puedan volver a evaluarse posteriormente, lo que le permite al entrevistador centrarse completamente en la interacción que está teniendo con el candidato. Aunque el nombre pueda resultar engañoso, una entrevista no estructurada sí que puede organizarse de forma meticulosa. 

El enfoque combinado

Muchas organizaciones optan por combinar varias pruebas de evaluación en lugar de utilizar una sola . Esto proporciona resultados más completos con las que se podrán eliminar las flaquezas en las que se incurre al usar una única evaluación. Sin embargo, este enfoque le supone más tiempo al candidato. 

Cómo eligen los empleadores las pruebas de evaluación de habilidades

Antes de elegir una prueba de evaluación de competencias, los empleadores deben considerar varios factores. Por lo que ofrecemos aquí una lista de pasos que pueden seguir antes de tomar una decisión: 

1. Determina tus objetivos

Antes de elegir la mejor prueba de evaluación para el proceso de selección que estés llevando a cabo la empresa, los técnicos de reclutamiento y selección de personal deben determinar lo que pretenden lograr: ¿Quieren poner a prueba a los candidatos o a tus empleados actuales? ¿Quieren contratar a personas con habilidades específicas? Estas preguntas guiarán su proceso de toma de decisiones. 

2. Decide qué competencias y aptitudes quieres medir

A continuación, el empleador debe decidir qué habilidades espera evaluar. ¿Son competencias blandas o técnicas? Aunque algunas pruebas midan ambas, otras evaluaciones se especializan en evaluar competencias más específicas. 

3. Considera las características que tiene que tener tu evaluación ideal

Después, la empresa tendrá que decidir qué pretende obtener de las pruebas. Por ejemplo, ¿les gustaría poder personalizar las preguntas? ¿Querrían que la prueba estuviera validada científicamente? Las características por las que opten para la logística de las pruebas guiarán su elección. 

4. Investiga el mercado

Una vez hayas determinado tus objetivos, tendrás que determinar qué competencias quieres medir y qué características esperas que tenga la prueba, para ello el empleador puede comenzar a investigar el mercado para conseguir hacerse con su prueba de evaluación de habilidades ideal. 

 

Averigua cómo te puede ayudar TalentForJobs con toda esta tecnología pidiendo una demo a través de este enlace:  

 

 

Pide una demo

 

 

Etiquetas: Reclutamiento, Habilidades, Talento, Candidatos, Tecnología